Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 4330
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Rosa Solé - Artículo editado por la revista CYCLOS (Informativo de la Asociación Cyklos de Astrología) Nº 4, invierno 1994, Barcelona, España.

Con frecuencia, las personas que empiezan a estudiar Astrología encuentran difícil hacer la transición desde un conocimiento teórico de los planetas hacia una comprensión de cómo se manifiestan en la vida diaria.. A continuación exponemos un sencillo ejemplo, inspirado en una idea de Marianna Glunz, publicada en Astrolog nº 22, que demuestra la interacción de los 7 planetas clásicos en una situación práctica.

 

Imagínese que llega a casa después de un duro día de trabajo. Apenas ha comido nada desde el desayuno, y su cuerpo - Saturno - pide a gritos que necesita algún alimento. Saturno declara que usted se está muriendo de hambre y exige la cena con gran rapidez. Pero para asegurarse de que tiene realmente en cuenta su aviso, consigue la ayuda de la Luna, sus sentimientos y sensaciones. Por eso ahora usted se siente realmente hambriento, y sólo con pensar en una comida caliente se le hace agua a la boca. Saturno y la Luna, la necesidad de alguna sustancia y el sentimiento de hambre juntos, claman por ser percibidos por el ego - el Sol. El Sol recibe el mensaje, y ahora depende de él el tomar las decisiones y hacer los arreglos necesarios. Si su ego - su Sol - por casualidad estuviera en huelga de hambre, decidiría no comer, y deliberadamente haría caso omiso de los mensajes de todos los otros planetas, porque es el Sol el que determina la línea de acción. Evidentemente, usted necesitaría un Sol realmente poderoso para una huelga de hambre - probablemente apoyado por Marte y Plutón - puesto que la Luna y Saturno intentarían hacer todo lo posible por cambiar su opinión.

Pero si usted no está en huelga de hambre, entonces el Sol decide que ya es hora de comprar algunas provisiones, y comunica a sus diversos ayudantes que tomen las disposiciones necesarias. Así pues, una vez que el Sol da la orden de "ir de compras", usted tiene que organizarse, y para ello necesita a Marte.

Entra en la tienda más cercana, toma un carrito de la compra y lo guía por entre las diversas estanterías. En este momento, aparece la pregunta de qu& eacute; le gustaría comer, y usted se deja guiar por Venus.

Venus podría hacerle pensar, por ejemplo, en una rica ensalada al roquefort, salmón al cava y en una bebida adecuada, porque el salmón sin una bebida así no estaría tan sabroso. Quizás Venus también escogería un bonito ramo de flores y un trozo de pastel de chocolate, ¡tentándole para que añada un toque de lujo!

De esta forma, usted se encuentra delante de las estanterías y se pregunta qué escoger. Es ahora cuando Mercurio resulta útil. Quizás observe, por ejemplo, que una lata de atún está abollada, o bien se fija en las etiquetas de los productos y repara en los precios, o toma nota de los distintos tipos de pan: payés, integral, baguette, cortado o sin cortar, panecillos, etc. Usted necesita los mejores ingredientes y determinar cuántos precisa para hoy. Si necesita huevos, Mercurio observará que hay de muchos tipos y precios distintos: grandes o pequeños, normales o de granja, blancos o morenos...¡Mercurio tiene mucho que hacer cuando va de compras! Pero es Júpiter el que evalúa lo que Mercurio ha observado.

Júpiter es quien le hace escoger pan integral porque es más sano, aunque incluso sea más caro, y si usted decide que va a comprar huevos de granja en lugar de huevos de gallina en batería en una decisión de Júpiter, porque resuelve pagar algo más de dinero por el ideal de los derechos de los animales. Mercurio por sí solo hubiese sido más racional y hubiera comprado los más baratos que estuviesen a la venta. Por otra parte, puede que a su vez, Júpiter le convenciera para que comprase lo más barato posible si nos encontrásemos a finales de mes o usted se estuviera quedando sin fondos. En ese caso, sería razonable economizar en huevos y tener dinero en efectivo para otras necesidades. El ideal de Júpiter podría ser el de administrar su dinero para gastos domésticos de la forma más económica posible.

En resumen: Marte le hace moverse, Venus sabe lo que le gustaría, Mercurio anota todo lo que puede y Júpiter toma la decisión final. Evidentemente, ni el Sol, ni Saturno ni la Luna se esfuman mientras usted está comprando, sino que siempre se hallan en segundo plano (1). Pero Marte, Venus, Júpiter y Mercurio (2) son los que hacen el trabajo para usted.

La forma en que este proceso tiene lugar depende, claro está, de la calidad de los planetas de su carta. No hay dos personas que hagan las compras de la misma forma. Unos pueden empujar el carrito rápidamente o con decisión; otros lo harán lenta e indecisamente. Algunos tropezarán con todo, mientras que otros dirigirán el carrito hábilmente por los pasillos más estrechos.. Esto depende de la posición y de los aspectos de Marte. Si Marte está en Aries utilizará el carrito como un coche deportivo. Si está en Piscis, se preguntará si podrá encontrar la salida, porque todo le parecerá un lío. Un Mercurio con muchos aspectos rojos seguramente se pondrá furioso y se molestar& aacute; cuando compare precios; Venus en Capricornio no estará pensando en flores y lujos triviales, y comprará un pedazo de plumcake que, aunque sea de poco lujo, al menos contiene algunas vitaminas que van bien para el cuerpo.

Según la posición y los aspectos, los planetas pueden mostrar, en una infinidad de formas, su valor en las cartas individuales; detrás de todo ello se encuentra el Sol, que es quien tiene el voto de calidad. 

A lo largo de nuestra jornada diaria habrá muchas situaciones adecuadas para poder analizar y observar la calidad de los planetas ¿Por qué no intentarlo?

(1) En el enfoque Huber, se considera que el Sol, la Luna y Saturno representan el plano de mando de la personalidad integrada, que se proyecta en la tripolaridad de cuerpo mental, cuerpo emocional y cuerpo físico.

(2) Estos planetas son los llamados también "planetas herramienta".