¡Bienvenido a Gente de Astrología-GeA!

Hemos actualizando el sitio para mejorar su experiencia y le resulte más divertida en cada visita que nos haga. Algo fundamental es que hemos migrado toda la información que teníamos en el sistema anterior. Su usuaria/o y contraseña se mantienen así que conectarse no debe ser difícil. Encontrará que los foros y las descargas se encuentran a pleno. Seguimos trabajando para actualizar nuestras publicaciones a un formato actual. Además dispone de unas completas bases de datos con coordenadas de ciudades del mundo y cambios de hora.

Lo más importante del nuevo sistema es que puede acceder a los distintos sitios (además del presente la librería, los cursos y el blog de Silvia Ceres) con un/a única/o usuaria/o. En la parte inferior de la página dispone de enlaces a los demás sitios.

En la actualidad estamos trabajando para ofrecerle a nuestros visitantes la posibilidad de contar con un sistema de cálculo. Ya hemos habilitado la opciones de carta natal, progresiones, revolución solar y tránsitos. Además se dispone de efemérides, calendario lunar (ambos para el mes en curso) y la situación del cielo ahora mismo.

Como siempre estamos trabajando para ofrecerle el mejor sitio del mundo astrológico... esperamos que lo disfrute y muchas gracias por su visita.

Saludos, Adrián Argüelles (Administrador).

   

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Vicente Cassanya. Madrid (España).

Artículo editado en Mercurio-3, Nº 1, nueva época (primavera 1993)


Hacia mitad de los años 80, cuando estaba escribiendo el libro Crónica astrológica del siglo XX, descubrí que uno de los fenómenos políticos más destacados en algunas épocas, los nacionalismos, estaba vinculado a los ciclos Saturno – Plutón, lo que me llevó a escribir que pronto, al compás de la fase de cuadratura del ciclo, volverían a estar de actualidad.

\"bol_gea_20101201\"     \"bol_gea_20101202\"

Después de publicado el libro, y unos años más de historia, el pasado mes de febrero me llamaron de Croacia, solicitándome un artículo acerca del futuro de su nación para la revista Astro-magazine. Al revisar el tema de los nacionalismos pude comprobar que entonces estuve en los cierto, aunque también le encontré nuevas implicaciones con los ciclos Saturno – Neptuno.
Parecía que el tema de los nacionalismos era una cuestión del siglo XIX, y que ahora ya pintaban muy poco, sin embargo, el final de la Guerra Fría, tras la caída del famoso Muro de Berlín (noviembre 1990), ha hecho resurgir los nacionalismos en la Europa del Este, reavivando también las posturas de los nacionalismos más radicales de la Europa del Oeste. (…) Pero ¿qué son los nacionalismos?

Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano
Seguramente, uno de los más claros antecedentes de los nacionalismos lo encontramos en la obra que se publicó a principios del siglo XV, El Príncipe, de Nicolás Maquiavelo.

\"bol_gea_20101203\"   \"bol_gea_20101204\"

Sin embargo, los nacionalismos adquieren entidad con la Revolución Francesa (1789) y la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano, cuyo artículo tercero, decía así: “El principio de toda soberanía reside esencialmente en la nación; ningún cuerpo, ningún individuo puede ejercer autoridad que no emane de ella expresamente”.

A lo largo de los siglos XIX y XX, capitalismo y comunismo habían fagocitado las nacionalidades para aumentar su poder –en buena parte, la Guerra Fría se libró a expensas de las nacionalidades y del Tercer Mundo- pero no fueron capaces de dar satisfacción a las necesidades espirituales y materiales de las gentes.

Pero el nacionalismo y sus implicaciones han ido cambiando con el paso del tiempo: si antiguamente eran instrumento de lucha contra las potencias dominantes, de independencia e incluso de defensa de las culturas autóctonas, ahora implican racismos, xenofobia y sólo parecen estar guiados o potenciados por los ideales consumistas.

Por otro lado, ahora no hay que perder de vista lo que se está gestando bajo la capa aparente de los nacionalismos: una división más profunda Norte – Sur (entiéndase cristianos – musulmanes, ricos – pobres; cualquier espejismo es bueno para levantar una muralla de incomprensión), como está ocurriendo en los choques interétnicos de la ex Unión Soviética o entre Europa y África.

Amarás a tu prójimo como a ti mismo
Además de cambiar con el paso del tiempo, los nacionalismos constituyen un fenómeno complejo en el que intervienen múltiples factores, entre los que figuran la raza o etnia, la cultura, la economía y la religión.

Las religiones, lejos de unir en el amor, han ido rompiendo en rivalidades y odios a los pueblos. Al margen de las grandes guerras de religión que secularmente han ido enfrentando a unos países con otros, para entender algunos de los actuales conflictos étnicos hay que remontarse, aunque parezca casi imposible, a la ya lejana separación de Roma y Bizancio. De hecho, como señala J. M. Perceval en un excelente artículo, la línea de separación de la cristiandad occidental con los cristianos ortodoxos es fundamental para entender el actual problema de los nacionalismos europeos, pues es la línea más caliente en estos momentos.

Ahora, a finales del siglo XX, en la reciente desmembración de la URSS, el Vaticano ha jugado un papel principal, como demostró con el apoyo incondicional al sindicato Solidaridad en Polonia o su influencia en los nacionalismos emergentes de la antigua Yugoslavia, donde es evidente su apoyo a las católicas Croacia y Eslovenia.

Pero el Vaticano no es la única muestra de hasta qué punto las religiones o las iglesias son decisivas en lo que respecta al problema de los nacionalismos: en Ucrania, por ejemplo, el renacimiento nacional se está acompañando del renacimiento espiritual, por lo que los popes ofician sus ritos en lenguas vernáculas y quieren una iglesia independiente; en Argelia, el nacionalismo árabe ha sido reemplazado recientemente por un nacionalismo religioso, generando una lucha de difícil pronóstico.

Evidentemente, el problema de los nacionalismos no pude entenderse sin la cuestión religiosa, y por eso no es extraño que las conjunciones Saturno – Neptuno tengan también su influencia, además de las de Saturno – Plutón.

Paralelismo entre la historia de los nacionalismos y los ciclos planetarios. Cazar un ciclo planetario no es tan fácil, incluso se convierte en uno de los principales problemas de la Astromundial.

Algunas veces, un mismo asunto, puede pasar a estar regido de un ciclo a otro, según el momento histórico que lo consideremos. Esto no es extraño si tenemos en cuenta que sus objetivos y sus implicaciones pueden cambiar con el curso de la historia.

Otras veces, la búsqueda del ciclo se complica por la coincidencia de dos o más de ellos casi al mismo tiempo. Por ejemplo, las conjunciones Saturno – Plutón y Saturno – Neptuno se dieron casi en los mismos años desde mitad del siglo XIX hasta principios del XX.

Conjunción Saturno – Plutón de 1786 (14º Acuario). Ya hemos visto cómo la Revolución Francesa, que se originó poco después, trajo un nuevo concepto de nación e incluso popularizó la palabra.

Conjunción Saturno – Plutón de 1819 (27º Piscis). Tras el congreso de Viena (1815), una fuerte corriente de nacionalismos recorrió Europa en contra de la legitimidad monárquica. Los movimientos nacionalistas y liberales en contra de la Santa Alianza eran fuertes, especialmente en 1920. Los dos grandes imperios de entonces, el austriaco y el otomano (veremos cómo ambos imperios aparecen en posteriores conjunciones), tenían sometidos a alemanes, polacos, italianos, griegos, rumanos y un largo etc.

Por otra parte, el nacionalismo, que hasta ahora sólo se situaba en Europa, se universaliza, extendiéndose a América y Asia. En América se consolidó con la independencia de una serie de naciones.

Conjunción Saturno – Plutón de 1851 (0º Tauro). La fiebre revolucionaria que recorrió Europa en 1848, tuvo algunos ingredientes esenciales, uno de los cuales fue el despertar de las aspiraciones nacionalistas. En Viena se proclamó una constitución de carácter liberal con la intención de mantener la unidad imperial, pero no fue reconocida por ninguna de las naciones del vasto imperio austriaco.

Conjunción Saturno – Plutón de 1883 (0º Géminis). En Rusia, la lucha contra el régimen absolutista de Alejandro II culminó con su muerte en un atentado. Mientras, miles de judíos emigraban de Rusia para instalarse en Palestina, lo que tendría una repercusión histórica que perdura hasta hoy en día. Rothschild les envió una gran fortuna y expertos agrónomos. Al mismo tiempo, Leo Pinsker, a través de su escrito Autoemancipación, reivindicaba una patria para los judíos oprimidos. Aquí tenemos el germen del actual estado de Israel.

Entretanto, al imperio otomano se le complicaban las cosas: el líder religioso Abd Allah, considerado como sucesor de Mahoma, inicia la guerra santa contra el gobierno dominador.

Conjunción Saturno – Plutón de 1914 (0º Cáncer). En 1913 finalizaban las guerras de los Balcanes que representaron, entre otras cosas, la desmembración del imperio otomano.

Por otro lado, el nacionalismo serbio sería la chispa que encendería la I Guerra Mundial; el gobierno austro-húngaro interpretó el asesinato del archiduque Francisco como una prueba del peligro que representaba el nacionalismo yugoslavo, y trató de hundir a Serbia.

Al terminar la I Guerra muchas monarquías habían caído, el mundo había cambiado sus fronteras y las naciones no eran las mismas que al empezar la contienda. (…).

Conjunción Saturno – Plutón de 1947 (10º Leo). De nuevo encontramos importantes cambios de fronteras y naciones al terminar la II Guerra Mundial. Bajo esta conjunción entran la independencia de India, Pakistán, y Austria. (…) La ONU dividió Palestina en dos estados, uno árabe y el otro judío, del que poco después nacería el Estado de Israel ( 14 de mayo de 1948 ).

Conjunción Saturno – Plutón de 1982 (27º Libra). La muerte de Leónidas Breznev marca el fin de una era y abre el camino a Mijail Gorbachov, protagonista de los grandes cambios que todavía estamos viviendo.

Pero aquí los nacionalismos con las conjunciones Saturno – Plutón. Sin embargo no era así: no hace mucho tiempo nos enteramos de que precisamente en 1982, Reagan y Juan Pablo II formaron “una de las alianzas secretas más grande de todos los tiempos” (según declaraciones de Richard Allen, primer asesor de Seguridad Nacional de Reagan), de donde surgió la estrategia para derrumbar el imperio soviético.

\"bol_gea_20101205\"   \"bol_gea_20101206\"   \"bol_gea_20101207\"   \"bol_gea_20101208\"

Conjunción Saturno – Plutón de 2020 (22º Capricornio). Por supuesto, cabe esperar que esta conjunción sea trascendental para la historia de los nacionalismos, máxime si tenemos en cuenta que inmediatamente después habrá un trígono Urano – Plutón, como el que había precisamente bajo el primer precedente de los nacionalismos que hemos querido citar, cuando se publicó El Príncipe de Maquiavelo.

Aunque verdaderamente, de ahora en adelante, la intriga. Básicamente por un motivo: las conjunciones Saturno – Plutón y Saturno – Neptuno ya no se producirán tan juntas en el tiempo como ha ocurrido en estos dos últimos siglos.

Conclusiones
No sólo los nacionalismos, sino también racismos, xenofobias, extremismos y grupos de presión están implicados en los ciclos Saturno – Plutón (…).

La actual fase de cuadratura Saturno – Plutón es muy significativa al respecto: Plutón es el planeta de la muerte para la posterior regeneración, mientras que Saturno representa el orden establecido, lo rígido y el miedo al cambio. A veces Saturno aprovecha el miedo que provocan los razonamientos apocalípticos que entraña Plutón para mantener o justificar un orden represivo. Saturno también representa las fronteras, y en este sentido, hay una relación de este ciclo con la actual redistribución de fronteras, tanto los miedos actuales que Europa Occidental sea invadida por los habitantes de Europa del Este o por africanos. (…)

Conjunciones Saturno – Plutón Conjunciones Saturno – Neptuno
1819 – 27º Piscis  
1851 – 29º Aries 1847 – 28º Acuario
1883 – 00º Géminis 1882 – 16º Tauro
1914 – 00º Cáncer 1917 – 04º Leo
1947 – 10º Leo 1952 – 17º Libra
1982 – 27º Libra 1989 – 10º Capricornio
2020 – 22º Capricornio 2026 – 01º Aries

Sin embargo, en lo que respecta al paralelismo con los ciclos planetarios, debemos destacar que muchas de las conjunciones Saturno – Plutón que hemos tratado se produjeron casi al mismo tiempo que las conjunciones Saturno – Neptuno. Y en las ocasiones en que esto no fue así, ambas conjunciones actuaron como si de un equipo de relevos se tratase: con la conjunción Saturno – Neptuno de 1809 comienzan los nacionalismos en América, pero culminan con la conjunción Saturno – Plutón de 1819; con la conjunción Saturno – Plutón de 1982 muere Breznev, lo que daría paso a Gorbachov, la Perestroika y la caída del comunismo en 1989, ya con la conjunción Saturno – Neptuno. (…)
   

Login  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

6.png8.png3.png7.png2.png3.png9.png
Hoy697
Ayer688
Ultima semana1385
Ultimo mes8615
Desde 04/19976837239

Sus datos de conexión

  • IP: 3.84.139.101
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

3
en línea

Martes, 16 Julio 2019 22:33
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia