¡Bienvenido a Gente de Astrología-GeA!

Hemos actualizando el sitio para mejorar su experiencia y le resulte más divertida en cada visita que nos haga. Algo fundamental es que hemos migrado toda la información que teníamos en el sistema anterior. Su usuaria/o y contraseña se mantienen así que conectarse no debe ser difícil. Encontrará que los foros y las descargas se encuentran a pleno. Seguimos trabajando para actualizar nuestras publicaciones a un formato actual. Además dispone de unas completas bases de datos con coordenadas de ciudades del mundo y cambios de hora.

Lo más importante del nuevo sistema es que puede acceder a los distintos sitios (además del presente la librería, los cursos y el blog de Silvia Ceres) con un/a única/o usuaria/o. En la parte inferior de la página dispone de enlaces a los demás sitios.

En la actualidad estamos trabajando para ofrecerle a nuestros visitantes la posibilidad de contar con un sistema de cálculo. Ya hemos habilitado la opciones de carta natal, progresiones, revolución solar y tránsitos. Además se dispone de efemérides, calendario lunar (ambos para el mes en curso) y la situación del cielo ahora mismo.

Como siempre estamos trabajando para ofrecerle el mejor sitio del mundo astrológico... esperamos que lo disfrute y muchas gracias por su visita.

Saludos, Adrián Argüelles (Administrador).

   
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Jesús Esteban. Barcelona (España).

Artículo editado en la revista Cyclos de la Asociación de Astrología de Catalunya. Nº 42. Mayo 2010.

N del E: el texto presenta indicaciones para el hemisferio norte, debiendo adecuarse para su implementación en el hemisferio sur.

En la antigüedad, los agricultores se basaban en la observación de las estrellas (el recorrido del Sol por los diferentes signos del zodíaco, las fases lunares y las estrellas fijas) con el fin de acertar en las previsiones metereólogicas. Ya Virgilio en la época del Imperio Romano escribió este fragmento: “Si preparas la tierra para el trigo y quieres tener una cosecha rica por tu trabajo, antes de echar las semillas en los surcos, espera que las Pléyades se acuesten cuando se alce la Aurora y que la brillante Corona de la hija de Minos haya desaparecido en el cielo”. Este comentario hace alusión a lo que hoy denominamos un calendario agrícola.

En el siglo XVII se daba mucha importancia a las disposiciones celestes, especialmente las de Saturno y la Luna en feliz combinación, es decir, cuando Saturno goce de buenos aspectos de Luna, Venus y Júpiter que no se hallen retrógrados, peregrinos ni combustos y que esté libre del aspecto de Marte; conviene además que Marte se halle débil, combusto o peregrino.

 

 

En cuanto a la Luna, era muy importante hacer la siembra en fase creciente en el mes de noviembre y en los signos cardinales (Aries, Cáncer, Libra, Capricornio) o en Tauro, Virgo, Sagitario y Piscis con aspecto de trino o sextil a Saturno. Si la tierra fuera húmeda o el grano que se siembra, se hará en fase menguante estando en Virgo, Capricornio o Aries; si la siembra o la tierra fueran secas, se hará en fase creciente estando en Cáncer o Piscis, con aspecto a Saturno, procurando que ambos se hallen aspectados por Júpiter o Venus; finalmente si la tierra no fuera ni muy seca ni muy húmeda, se sembrará con Luna en Libra.

Para plantar, lo mejor es que la Luna esté conjunta, en sextil o en trino con Saturno y libre de aspectos con Marte y en signos fijos (Tauro, Leo, Escorpio, Acuario) y con aspectos de Júpiter y Venus. En el caso de los árboles y las viñas, conviene plantar y cavar con Luna ascendente, en signos fijos y con aspecto de Saturno. La tala y la poda de los árboles se hará en fase menguante, y singularmente en Acuario con aspecto de Júpiter o Venus. El cultivo de los huertos requiere de la Luna en Libra o Acuario.

La madera para que sea permanente en los edificios se cortará en menguante desde el 22 de noviembre hasta el 22 de enero, estando la Luna en signos de tierra (Tauro, Virgo, Capricornio) con aspectos de Saturno; si es para quemar, se cortará en creciente y mejor en la primera cuadratura con aspectos de Júpiter y Venus. Para la vendimia no es adecuado el tiempo lluvioso, ya que no saldrá buen vino, pero escogiendo un tiempo cálido y seco, será generoso.

La búsqueda del momento adecuado para las tareas agrícolas es esencial. La agricultura biodinámica surgió en 1924 a partir de unas conferencias que impartió Rudolf Steiner (Bohemia, 1861) a unos agricultores para mejorar la calidad de las semillas y los alimentos. Para él, la granja ha de verse como un organismo en sí mismo. El término “biodinámica” proviene del griego bios (vida) y dynamic (energía). Se trata de buscar una relación lo más correcta posible entre el cosmos, la tierra y el hombre, que es lo que predica la Antroposofía.

 

 

Steiner decía que la tierra es un órgano del cuerpo agrícola y debe mantenerse en un estado vital y fértil utilizando medios naturales. María Thun, especialista en agricultura biodinámica, lleva 40 años investigando este modelo, que ha servido de referente a muchos agricultores y pequeños hortelanos.

Se parte del recorrido sideral de la Luna, desde el signo de Géminis hasta el de Sagitario es descendente, y a la inversa, es ascendente. Los cuatro elementos agua, luz/aire, tierra y calor se corresponden con los signos del zodíaco tradicional y a su vez con las cuatro partes en que se divide la planta: raíz, hoja, flor y fruto o fruto semilla. Por ejemplo: cuando la Luna pasa ente una constelación que tiene efecto positivo para la raíz, como es el caso de la Luna en Tauro, la siembra, plantación, tratamientos y recolección de raíz debería realizarse en los días de raíz. Hacerlo así proporciona plantas más robustas, de máxima calidad y cantidad de cosecha, y una mejor capacidad de almacenamiento. Esto ocurre igualmente en los días de hoja, de flor y fruto o de fruto-semilla.

Resumiendo, diríamos que los signos de fuego corresponden con el trígono de fruto (legumbres, cereales, tomate, pimiento, árboles y arbustos frutales), su elemento es el calor. Los signos de aire corresponden con el trígono de flor (flores, bulbos de flores y plantas medicinales), su elemento es luz/aire. Los signos de tierra, corresponden con el trígono de raíz (zanahoria, rábano, patata, ajo, cebolla), su elemento es tierra. Por último, los signos de agua, cuyo trígono es la hoja (lechuga, coles, acelga, espinaca) y su elemento es el agua. Cuando los planetas clásicos pasan por signos con los que tienen en común el efecto del elemento, aumenta dicho efecto. Si un planeta de calor, como Mercurio, pasa ante Aries, aumenta su efecto; al contrario, si pasa por Tauro, y si es por signo de agua, pueden producirse precipitaciones. Existen más factores influyentes, como las oposiciones entre planetas y estos a su vez con respecto al Sol (se transmiten fuerzas que fomentan el crecimiento). (…)

El primer paso para plantar es preparar la tierra, es a partir de este preciso momento cuando los impulsos de las plantas actúan transmitiendo sus energías. Una mala calidad  planetaria o malos aspectos entre planetas relacionados con la planta pueden debilitar la cosecha o el fruto. La cava en días de raíz fomenta la fijación del nitrógeno (en el hemisferio norte cuando el Sol pasa entre Tauro y Virgo, en el sur cuando pasa ante Capricornio), en días de hoja se activan los proceso de calcio, en días de flor, aumenta la actividad del potasio y fósforo, en días de fruto estimula los procesos del azufre.

Durante la fase descendente de la Luna (no confundir con luna menguante), la tierra inspira y las fuerzas y la savia se concentran en la parte baja de la planta. El crecimiento de la raíz será mejor y tendrá más fuerza, lo que supone una ventaja después de un trasplante. Durante la fase ascendente, la tierra espira y las fuerzas se concentran en los órganos superiores de la planta. En el hemisferio sur, las relaciones descritas se invierten. Hay ensayos que dicen que el Viernes y Sábado Santo no son días buenos para la siembra y el trasplante. Las plantas germinan mal, y si son trasplantadas, se debilitan y mueren. Las influencias negativas para las plantas empiezan el Viernes Santo por la mañana y terminan el Domingo de Pascua antes de salir el Sol. Personalmente, prefiero plantar en dirección norte si  es posible, con el fin de canalizar mejor las energías.

El último paso sería la recogida o cosecha, que debe hacerse en los mismos días favorables para la siembra. Hay quienes tienen en cuenta las condiciones en que se ha realizado el corte y la preparación de la madera y procuran que haya sido cortada en invierno y durante Luna menguante, con el fin de sostener la construcción lo más sólida posible.

Espero que esta pequeña introducción al mundo de los cultivos biodinámicas sirva para desarrollar nuestros conocimientos astrológicos.

   

Login  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

6.png8.png2.png4.png1.png2.png1.png
Hoy37
Ayer786
Ultima semana1562
Ultimo mes15412
Desde 04/19976824121

Sus datos de conexión

  • IP: 184.72.212.254
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

4
en línea

Miércoles, 26 Junio 2019 02:10
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia