¡Bienvenido a Gente de Astrología-GeA!

Hemos actualizando el sitio para mejorar su experiencia y le resulte más divertida en cada visita que nos haga. Algo fundamental es que hemos migrado toda la información que teníamos en el sistema anterior. Su usuaria/o y contraseña se mantienen así que conectarse no debe ser difícil. Encontrará que los foros y las descargas se encuentran a pleno. Seguimos trabajando para actualizar nuestras publicaciones a un formato actual. Además dispone de unas completas bases de datos con coordenadas de ciudades del mundo y cambios de hora.

Lo más importante del nuevo sistema es que puede acceder a los distintos sitios (además del presente la librería, los cursos y el blog de Silvia Ceres) con un/a única/o usuaria/o. En la parte inferior de la página dispone de enlaces a los demás sitios.

En la actualidad estamos trabajando para ofrecerle a nuestros visitantes la posibilidad de contar con un sistema de cálculo. Ya hemos habilitado la opciones de carta natal, progresiones, revolución solar y tránsitos. Además se dispone de efemérides, calendario lunar (ambos para el mes en curso) y la situación del cielo ahora mismo.

Como siempre estamos trabajando para ofrecerle el mejor sitio del mundo astrológico... esperamos que lo disfrute y muchas gracias por su visita.

Saludos, Adrián Argüelles (Administrador).

   

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Carmen Ordoñez - Artículo publicado por la revista Eudemón (España),
nímero 6. Verano 1995.

Dos manos tengo:
con una acaricio tu serpiente
con otra hago estallar la fruta.
En mi jardín cultivo
la planta hermafrodita.
ANDREA LUCA

En el principio era Lilith. Se pongan como se pongan, en el origen era el Andrógino. Y después de su exilio, que no destierro, del Edén nunca nada volvió a ser como antes.

Ya fuera la manzana ofrecida por Lilith - Serpiente y aceptada por Eva, ya la caja de la inquietante Pandora (las mitologías patriarcales siempre hicieron responsable a la mujer del desastre universal), el caso es que ahí nacieron la dualidad y la condición humana, con su insatisfacción permanente, su búsqueda de la perfección imposible, de los orígenes, del Absoluto.

Lilith representa el arquetipo de lo irreductible, de todo aquello que, inherente al ser humano como tal, ha sido o intenta ser mutilado por nuestro entorno. De ahí que su identificación con la lucha feminista sea errónea desde un punto de vista literal, pero no incongruente, ya que la situación social de la mujer a lo largo de la historia ha sido antinatural por naturaleza, valga la redundancia.
De ahí que los hombres generalmente no compartan el mito de Lilith, o no entiendan como algo suyo a la Luna Negra. Sin embargo, hay una frase emblemática que explicaría muy bien lo que ésta significa para todos: Más vale morir de pie que vivir de rodillas. Naturalmente, la dijo una mujer con una Luna Negra preponderante en su horóscopo. Hay otra más, y ésta es anónima: Seamos realistas, pidamos lo imposible.
Así pues Lilith, La Luna Negra, actúa sobre hombres y mujeres, si bien éstas viven este punto en su horóscopo de forma más visceral y acusan notablemente sus tránsitos, que las incitan a asumir su condición de mujer completa. Mientras, los hombres suelen vivirlos a través de las mujeres de su entorno más cercano: La madre, en primer término, y después la hija. También, cómo no, la compañera.
He podido observar en algunos temas de varones que un tránsito de la Luna Negra en conjunción u oposición a la Luna natal (sobre el Sol, curiosamente, en el caso de un amigo homosexual) corresponde a una toma de conciencia sobre la muerte de la madre. No exactamente al hecho físico, sino al momento en que estas personas asumieron la realidad de que iban a perder a su madre o - en algunos casos a posteriori- cuando realmente notaron la falta de la madre y lo que ello significa: la ruptura definitiva e inevitable del vínculo, del cordón umbilical.
De algún modo la Luna Negra (sobre todo en relación con los luminares, según apunta Joelle de Gravelaine) tiene que ver simbólicamente con esta ruptura. No olvidemos que Lilith - en tanto y en cuanto dispone de aquellas almas que sufrirían enormes penalidades en esta vida, y por tanto deben ser apartadas de ella- es protectora de los recién nacidos hasta el noveno día después del parto, que es precisamente cuando el bebé suele perder el cordón umbilical. Pero digamos que éste no se pierde nunca, al menos mientras la madre siga con vida.
Algunos artistas y creadores viven a través de su obra la fuerza de la Luna Negra. Si la poesía se relaciona de forma inmediata con el mundo lunar del individuo, se puede afirmar además que un buen número de poetas tienen a Lilith angular en su horóscopo. Son los poetas Luna Negra, y saben sentir y expresar lo arcaico de forma demoledora.
Entrando en materia técnica, lo primero a tener en cuenta es cuándo la Luna Negra adquiere importancia en un tema determinado. Joelle nos ofrece respuestas concretas:

1º Si se halla en los ángulos.
2º En contacto con los luminares o con el regente del Ascendente.
3º Cuando se encuentra en casa análoga al signo solar.
4º Aspectada con su propio regente.

A veces, en la interpretación de la Luna Negra, ésta se confunde con Satumo o con Plutón. Es también Joelle de Gravelaine quien nos sitúa en este sentido: Plutón es expiación, purificación; Satumo nos enfrenta con la culpabilidad; la Luna Negra es quien ejecuta la sentencia. Plutón es lenta experiencia alquímica del ser, mientras que la Luna Negra es mutación inmediata y radical.
Lilith no es poder, sino potencia. De ahí que lo masculino convencional la rechace (en realidad la está acusando de competencia desleal); de ahí su relación con Plutón. Ella ama el silencio del reino de Hades, y posee la llave del umbral que nos da el acceso a los tesoros del mundo subterráneo, al corazón de la conciencia. Por eso dicen los textos que a Ella se refieren que se exilió al Mar Rojo - lugar donde la Biblia sitúa algún que otro episodio de entrada y salida, de tránsito- y que allí eligió como compañero a Sammaël. Aquí está también su identificación con Proserpina / Perséfone (1).
Participa del rigor de Satumo, y es inflexible con los límites, pero en un sentido diametralmente opuesto: Ella se ocupa de la transgresión, y transgredir también significa atravesar. Otra vez nos encontramos con el umbral.
Umbral y Sombra son conceptos análogos (2). La Luna Negra, en astronomía, sería la anti - Tierra o la sombra de la Tierra. Lilith interviene, pues, en la búsqueda del ánima o del ánimus, en términos junguianos. En traducción astrológica, y según Nuria Moltó, Lilith representaría lo masculino lunar y lo femenino solar. Bien es verdad que, en los tiempos que corren, parece ser que le es más fácil a la mujer identificarse con lo primero que al hombre con lo último.
Joelle de Gravelanie hace referencia, al explicar la Luna Negra, a la dialéctica entre deseo y rechazo, porque Ella "simboliza mejor que nada la sed de lo Absoluto. Y se trata de una sed imposible de mitigar, de un deseo que nada ni nadie puede colmar". Esto la conecta de nuevo con el llamado Pecado Original, y con esa búsqueda imposible que aboca al ser humano a la renuncia. Por eso con Lilith es necesario pagar con un sacrificio para obtener la consagración.
La Luna Negra tarda ocho añ os, diez meses y unos días en dar la vuelta al Zodíaco, es decir, unos nueve años; y nueve meses dura su estancia en cada uno de los signos. La relación de Lilith con el 9 es evidente. Su ciclo es casi coincidente con el del eje nodal pero, a medida que pasan los años, se van distanciando de manera que en la primera vuelta son prácticamente simultáneos, y para la cuarta sin embargo, Lilith transita a los 36 años y el Dragón a los 38 aproximadamente. En cualquier caso ambos forman parte de un nuevo proceso. Cada vez que Lilith toca un punto de nuestro horóscopo es para ponerlo en cuestión. Con ello nos proporciona el acceso a un nuevo nivel de experiencia.
Robert Amadou dice que la Luna Negra debe estudiarse junto con el eje de los Nodos y la Luna. Y añade que Algol es también un punto inexcusable a tener en cuenta.
Este artículo apenas habla del mito, que se supone de sobra conocido por el lector. Hay sin embargo una referencia antropológica imprescindible. Se dice que Lilith se quejó a Adán por su forma de hacer el amor. Subyace aquí un dato sobre la evolución del ser humano en materia de sexo. En realidad Adán, que representa a una tribu más primitiva, sólo conocía la cópula en la postura que adoptan los animales y así la ejercía. Lilith, mujer de una sociedad más avanzada, pretendió enseñarle a hacer el amor cara a cara, síntoma de un acercamiento a la fusión perfecta. Es una hermosa historia y personalmente me gustaría que fuese cierta.
Y dice Joelle de Gravelaine: "Lilith hoy tiene la necesidad dramática de ser escuchada. Es el grito de la noche de la gente que reclama, que quiere tocar lo Absoluto".

1-Lilith aglutina en sí misma una serie de mitos de diferentes culturas, de manera que puede ser reconocida en Tiamat, Anat, Britomartis, Kali, Astarté, Ishtar, Cibeles, Artemisa, Hécate, las Parcas, las Furias, la Gorgona... Y, más humana, en Fedra, Medea, Helena, Salomé, Judith...
2- Las palabras UMBRAL y SOMBRA no tienen la misma raíz etimológica. Sin embargo, ambas han experimentado variaciones lingüísticas en castellano por contacto con LUZ y SOL, respectivamente (ver J. COROMINAS. "Breve diccionario etimológico de la lengua castellana")
   

Login  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

6.png9.png1.png9.png9.png6.png4.png
Hoy428
Ayer658
Ultima semana1086
Ultimo mes12128
Desde 04/19976919964

Sus datos de conexión

  • IP: 3.227.3.146
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

2
en línea

Martes, 19 Noviembre 2019 16:09
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia