Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 8825
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Artículo publicado por la revista española Mercurio - 3, en su número 6, perteneciente al primer trimestre de 1988.

Varios Autores.

El Quincuncio: un aspecto de carácter alquímico

Manuel Sánchez Alcaraz

En Astrología, los aspectos son las distancias angulares entre dos planetas. Llevan consigo una gran fuerza energética y posibilitan la influencia en nuestro carácter y en la calidad de la respuesta de nuestro entorno y circunstancias que encontramos en el destino humano, concretándose en resultados satisfactorios y armónicos o, por el contrario, en dificultades y tensiones.

El aspecto de quincuncio es la distancia angular de 150 grados entre dos planetas. Recibe el nombre de aspecto variable porque está integrado por dos aspectos de naturaleza distinta - como son: la cuadratura (90 grados) y el sextil (60 grados), o bien por un trígono (120 grados) y un semisextil (30 grados), o por dos semicuadraturas (45 grados) y un sextil o dos semisextiles (30 grados).

Quizás, la figura más clara y significativa del quincuncio es la formada por una cuadratura y un sextil. Puede que esta composición sea la que genere mayores capacidades para estimular la energía, la acción, la iniciativa y la fuerza creadora. El aspecto positivo del sextil puede ser utilizado para regenerar y vencer el aspecto restrictivo de la cuadratura. Asimismo, la cuadratura puede suponer la energía y la fuerza necesarias para poner en marcha el poder creativo del sextil.

El quincuncio tiene un claro matiz alquímico y regenerativo, pues supone: una gran facilidad de cambio, la posibilidad de transmutar el nivel de conciencia gracias al poder regenerador del sextil el cual habría quedado estancado a través de la cuadratura y, por último, facilita el paso hacia el aspecto de trígono, y conseguir el perfeccionamiento de la conciencia en el plano significado en el horóscopo personal.

El planeta mayor suele imponer su fuerza al planeta menor. Sería importante anotar el día y la hora exacta que este planeta llega, por tránsito, a la conjunción con el segundo, pues durante esta época la influencia del quincuncio será más tensional y conflictiva. Por ello, mediante el ejercicio de la voluntad y del autocontrol personal pueden ser transmutadas muchas de las aflicciones que originan este tipo de aspectos.

Para tener una visión más clara de qué es el quincuncio, lo consideraremos como si se iniciase a los cero grados de Aries, cerrándose a cero grados del signo de Virgo. La capacidad de energía, la actividad y la creatividad de Aries deben ponerse de manifiesto a través del signo de Virgo, que está ubicado en el sector sexto del horóscopo. Virgo representa el trabajo como un servicio a la humanidad, como algo constructivo a través de lo cual la acción tiene por finalidad el ser útil a los demás, el poder exteriorizar, ya sea desinteresadamente o como autosacrificio, un servicio prestado al mundo para hacerlo más sociable y humano.

La promesa del nacimiento de nuevas formas de vida, el inicio de un nuevo ciclo - simbolizado por la primavera representada por el signo de Aries ­ tiene su finalidad a través de Virgo, que simboliza la recogida de la cosecha que se sembró en Aries.

Aries representa el «Yo soy», la personalidad, el aspecto físico y la forma de comportamiento del ser; Virgo significa el deseo de pureza y transformación interior. Aries simboliza el aspecto impulsivo, la necesidad de exteriorización a través de la acción. Virgo obliga a analizar, a meditar todas las acciones, a profundizar en el espíritu de las cosas. A través del sentido del análisis, de la necesidad de orden y perfección de. Virgo, cabe la posibilidad de regenerar, de vencer el plano instintivo y pasional de Aries. Así, el quincuncio actúa como un crisol a través del cual se purifican y se transmutan los aspectos personales de la conciencia.

Otra posibilidad del quincuncio es cuando se analiza desde los cero grados de Aries a los cero grados del signo de Escorpión. Aries, por pertenecer a la casa primera, es un signo de vida; Escorpión, por simbolizar la casa octava, se relaciona con la muerte, con lo inmaterial y por tanto, con lo espiritual u oculto. Aquí, el quincuncio nos señala que el nacimiento y la vida física son el camino que lleva a otra dimensión y, lo que se entiende como muerte no es más que una transmutación hacia otros planos superiores.

Resumiendo: el quincuncio representa una excelente oportunidad que tiene la persona para que, mediante su propio esfuerzo pueda transformar ciertas facetas negativas en una fuerza creativa y. regeneradora.

El Yod o "Dedo de Dios"

Jany Bessiere

El YOD se compone de dos quincuncios y un sextil, formando así una Y. El planeta que recibe los dos quincuncios se convierte en Apex. Algunos autores consideran que el verdadero YOD sólo existe cuando el Apex es un planeta lento, (Urano, Neptuno, Plutón). Yo no comparto esta opinión.

Lo que debemos tener en cuenta es que cuando el Apex está formado por un planeta rápido el sujeto no sabe organizar su vida, la cual, suele ser dificultosa. Si embargo, cuando el Apex es un planeta lento, el sujeto sabe llevar las riendas de su destino y logra cumplir sus objetivos a pesar de las pruebas que debe superar.

Sea como sea, el YOD indica las dificultades que el sujeto tendrá que confrontar y que no podrá evitar.

Las crisis de consciencia pueden durar años antes de que el sujeto descubra nuevas alternativas. Después, le llega el momento en el que podrá elegir la dirección a seguir, con pleno conocimiento de causa lo que entonces le permite emprender - con más facilidad de lo que él mismo creía ­tareas que se habían estado preparando durante años a nivel subjetivo.

Los planetas en sextil permiten cambios novedosos y creativos en el dominio de las casas incluidas en el YOD.

El punto focal del planeta Apex (punto medio del sextil) es muy sensible y, en progresiones o tránsitos mayores, suele actuar como un detonador.

El período que tarda un planeta en llegar al punto receptivo que origina el sextil suele ser muy perturbador y puede crear conflictos personales y de relación. Cuando el planeta llega a este punto de sextil actúa como un catalizador.

La experiencia parece demostrar que el YOD actúa según el nivel de evolución del nativo.

Sin los planetas - ni con las cúspides de las casas ni otros puntos ficticios como por ej.: los Nodos­ no se puede formar un YOD.

Las orbes máximas son: 3º para el quincuncio; 2º o 3º para el sextil.