¡Bienvenido a Gente de Astrología-GeA!

Hemos actualizando el sitio para mejorar su experiencia y le resulte más divertida en cada visita que nos haga. Algo fundamental es que hemos migrado toda la información que teníamos en el sistema anterior. Su usuaria/o y contraseña se mantienen así que conectarse no debe ser difícil. Encontrará que los foros y las descargas se encuentran a pleno. Seguimos trabajando para actualizar nuestras publicaciones a un formato actual. Además dispone de unas completas bases de datos con coordenadas de ciudades del mundo y cambios de hora.

Lo más importante del nuevo sistema es que puede acceder a los distintos sitios (además del presente la librería, los cursos y el blog de Silvia Ceres) con un/a única/o usuaria/o. En la parte inferior de la página dispone de enlaces a los demás sitios.

En la actualidad estamos trabajando para ofrecerle a nuestros visitantes la posibilidad de contar con un sistema de cálculo. Ya hemos habilitado la opciones de carta natal, progresiones, revolución solar y tránsitos. Además se dispone de efemérides, calendario lunar (ambos para el mes en curso) y la situación del cielo ahora mismo.

Como siempre estamos trabajando para ofrecerle el mejor sitio del mundo astrológico... esperamos que lo disfrute y muchas gracias por su visita.

Saludos, Adrián Argüelles (Administrador).

   
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Miguel García Ferrandez
Artículo publicado por la revista española Eudemon. Número 1. Primavera 1994

 

 

La Astrología Horaria es la rama de la Astrología que se ocupa de responder oracularmente a preguntas concretas del consultante.

Introducción
El más conocido practicante de este arte, y autor de un importante manual sobre la materia, fue el astrólogo inglés del siglo XVII William Lilly (1602-1681).
Mark Edmund Jones (1888-1980), astrólogo norteamericano de la parte central de este siglo, es conocido en España por su teor& iacute;a de los modelos planetarios (cubo, locomotora, reloj de arena o columpio, etc.). Trabajando con la médium Else Wheeler en 1922, desarrolló el sistema de imágenes para los 360 grados del Zodiaco conocido como Símbolos Sabíanos.
Lo que además sabemos de él los que tenemos facilidad para leer inglés, es que también fue un importante pensador en Astrología. En sus libros Astrology, how and why it works (Astrología, cómo y por qué funciona) y en Horary Astrology, tema de este trabajo, expone la que, hasta donde mi saber alcanza, considero mejor y más profunda exposición de la naturaleza y las complejas interrelaciones existentes entre las casas de una carta astral.
Como quiera que sea, exponer aquí la teoría de las casas de M. E. Jones queda fuera de toda consideración. Mucho mejor sería que alguna editorial española se animase a publicar las obras mencionadas.
Lo que sí cabe, y es mi intención, es resumir la mecánica de interpretación horaria según Jones, y llamar la atención sobre el empleo implícito de las direcciones primarias en la técnica de este autor.

Exposición
Una consulta horaria es un proceso definido y concreto que pasa por las fases siguientes (empleando la terminología de M. E. Jones):
I) Planteamiento de la consulta (sea en persona, por teléfono o por carta) y erección de la carta de crisis.
II) Consideraciones previas a la interpretación.
III) Identificación de la Carta del Juicio.
IV) Interpretación y respuesta.
Las dos fases iniciales sólo se llevan a efecto si las consideraciones previas al juicio no desaconsejan continuar.
Quisiera llamar la atención, en este punto, que una consulta horaria no tiene continuidad en el tiempo como la tiene la astrología natalicia. Una vez pronunciado el juicio sobre la consulta horaria, la carta astral pertinente deja de tener validez para cualquier otro propósito (como no sea comprobar más adelante -y a efectos del aprendizaje del astrólogo- lo oportuno del consejo que se diera en su momento).
FASE I: La primera fase (la consulta horaria) se produce cuando el cliente pregunta al astrólogo por las consecuencias de cualquier acción que esté en su mano (del cliente) llevar a cabo. Por lo tanto, no tiene sentido efectuar consultas horarias sobre temas generales, filosóficos, o aquellos sobre los que el consultante no tiene posibilidad de acción (¿Hay vida en Marte? ¿Ganará tal político las elecciones? -siempre que el consultante no esté metido en política, en cuyo caso sí puede tener influencia sobre el resultado de las elecciones-, etc.).
La consulta ocurre en un momento concreto del tiempo que, identificado el lugar de origen (si es por teléfono o por carta se debe usar el lugar donde está el cliente en ese momento, o desde donde se envió la carta), permite calcular una carta astral, la carta de crisis. El instante corresponderá, en general, al momento en que el astrólogo tiene conocimiento del problema (si se plantea por carta, el momento en que el astrólogo la recibe).
FASE II: Las consideraciones previas al juicio consisten en verificar varias condiciones que debe reunir la carta de la crisis para que sea lícito (de acuerdo con la tradición) proceder a su lectura. Si la carta pasa dicho test se dice que es radical. La condición de radicalidad supone que:
1 ° No debe ascender el principio o final de un signo (3 o 4 grados en cada lado) a menos que el consultante tenga algún punto sensible allí. Dice la tradición que el grado ascendente (por signo, aspectos y regente) debería describir al consultante. Si ascienden los primeros 3 ó 4 grados de un signo (y el consultante no tiene un punto sensible ahí se dice que es pronto para emitir un juicio. Id. Id. si los últimos grados, entonces es tarde.
2° El grado por signo de la Luna no debe ser más avanzado que el de ningún otro planeta. En cuyo caso se rechaza la consulta por estar la Luna vacía de curso.
3° No debe encontrarse Saturno en la casa VII. En este caso se considera que el astrólogo está impedido de pronunciarse sobre la consulta. Esta condición pudiera relajarse si la pregunta afectara a la casa VII, pero será, en general, un mal augurio.
4° La Luna no debe encontrarse entre los grados 15 de Libra y 15 de Escorpio. Se dice entonces que está en la vía combusta.
Nota: Estas son las condiciones que indica M. E. Jones. El lector ilustrado observará que no toma en consideración otros factores que se suelen incluir en el test de radicalidad (Mercurio vacío de curso, Saturno en casa I, etc.).
FASE III: Identificar la carta del juicio, consiste en encontrar qué casa de la carta de crisis describe mejor la pregunta del cliente. Es aquí donde el trabajo de Mark Edmund Jones alcanza el mayor interés y profundidad (en mi opinión), por desgracia el tema es demasiado extenso para tratarlo aquí, siquiera de manera superficial. Para poner un ejemplo: si la consulta se trata de un viaje (largo) la casa pertinente seria la IX.
A continuación se traza la carta del juicio, que es una carta de casas derivadas de la carta de crisis, y que tiene por casa primera la casa identificada según el párrafo anterior. En la práctica bastará con girar (la hoja de papel donde se ha trazado) la carta de la crisis los grados oportunos como para que dicha casa y la opuesta estén horizontales, haciendo las veces de ascendente y descendente. Se trata, pues, de las casas derivadas. En el ejemplo, la casa IX inicial será la casa I del juicio, la X será la II del juicio, etc.
FASE IV: El juicio. En este punto la técnica de Jones difiere radicalmente de las técnicas que se pueden estudiar actualmente. Véase, por ejemplo, Astrología Horaria de Derek Appleby, que concuerda bastante con el curso de horaria que recibí de Arantxa Hurtado allá por el 84 u 85 y con la traducción al castellano de la edición de Zadkiel, de 1852, de la Astrología Cristiana de William Lilly (Astrología Horaria, Ed. Obelisco, 1989). Al parecer, la traducción de Zadkiel no es nada fiel al original de Lilly de 1647.
En la técnica que se expone aquí, el juicio se producirá, casi siempre, con la velocidad del rayo (por usar palabras de M. E. Jones).
Consideraremos los regentes (a la antigua usanza, sin emplear los planetas transaturnianos) de las cúspides de las casas I y VII de la carta del juicio. Con independencia de su estado celeste, aspectos que pudieran recibir, sentido de movimiento directo o retrógrado, y naturaleza esencial de benéficos o maléficos, si están en signos del mismo elemento, o de la misma polaridad (excepto en oposición), el juicio será favorable. Si están en signos de cuadratura o de oposición, el juicio será desfavorable. Jones denomina a este procedimiento Técnica de sí-y-no,
Si dichos regentes est& aacute;n en signos adyacentes o de quincucio, la intervención directa del consultante en la materia consultada (por ejemplo: hacer o no hacer un viaje, etc.) no es favorable ni desfavorable para él. En estos casos el autor (Jones) indica que se puede recurrir al regente de la casa IV de la carta del juicio (según la tradición astrológica, el final del asunto) junto con el regente de la casa I (siempre de la carta del juicio).
En este caso, la carta indica que "al final" las cosas serán favorables (o desfavorables, según el aspecto) al consultante, aunque dentro del desarrollo de los acontecimientos en un contexto más general, y no como consecuencia inmediata de las acciones del consultante (cual sería el caso de haber aspecto con el regente de la VII).
Si este test tampoco fuera concluyente, pueden aún utilizarse el aspecto favorable o desfavorable (si lo hubiese) entre el regente de lo consultado y el regente de la casa primera de la carta de la crisis (que representa siempre al consultante). Aquí la indicación será que el consultante puede intervenir de alguna manera en el curso de los acontecimientos, con el resultado final que dictamine el aspecto.
Si tampoco hubiese "aspecto" por signo (no por orbe, que no tiene importancia en esta técnica), se puede recurrir finalmente a las técnicas natales (véase las otras obras mencionadas más arriba). Es decir, interpretar la carta de la crisis, como si fuese una carta natal, poniendo especial atención en las casas que atañen a la materia de la consulta. Tema en el que no me extenderé.

Comentarios
Aunque creo recordar que no se mencionan explícitamente en el libro de M. E. Jones, en el fondo de esta técnica reside la validez (o no) de las direcciones primarias. El autor insiste repetidamente en que es el giro de la Tierra respecto del eje de los polos el que, llevando la posición ecuatorial de uno de los planetas involucrados en el diagnóstico sobre el aspecto partil (se supone que en ascensión recta) favorable o desfavorable al otro planeta implicado, garantiza el éxito o fracaso de lo consultado. Los planetas sólo cumplen el papel de mojones señalizadores (por sus regencias) de los hitos en el devenir de la materia que preocupa al cliente.
Mark Edmund Jones sugiere en su libro que en esta técnica reside el éxito de las predicciones de Lilly, y que se puede extraer de la obra de Lilly leyendo entre líneas. En mi opinión (no he leído la obra original de Lilly, sólo la versión de Zadkiel) tiene la enorme ventaja (sobre la otra técnica, que ya conocía) de una mayor rapidez y claridad en los juicios a emitir sobre las consultas horarias. Constituye, además, un banco de pruebas sencillo y efectivo para probar (o descartar) la realidad de las direcciones primarias.
Como reflexión final, antes de pasar a los ejemplos, me gustaría comentar que he experimentado con la astrología horaria a la moderna (es decir, empleando las técnicas que Jones denomina natalicias) desde que asistí al curso de Arantxa Hurtado. En general funciona, bien es cierto que muchas veces es difícil emitir juicios con dicha técnica, y casi siempre se acaba cayendo en el bueno-si-pero de aquilatar adecuadamente el estado celeste de los planetas implicados. Opinión que Arantxa comparte conmigo (según conversaciones recientes). Actualmente estoy probando la técnica de Jones, con resultados prometedores.

Bibliografía
Horary Astrology. M.E.Jones. Ed. AURORA PRESS (1993)
Astrology, how and why it works. M.E.Jones Ed. ROUTLEDGE & KEGAN PAUL (1982)
Astrología Horaria. William Lilly ( Versión de Zadkiel). Ed. OBELISCO (1989)
Horary Astrology. Derek Appleby. Ed. THE AQUARIAN PRESS (1985). En castellano.

Ejemplos
Figura 1: ¿Conseguiré el empleo?
El primer ejemplo está tomado del libro de Appleby en un, digamos, ligeramente perverso experimento para someter a la técnica de M. E. Jones a prueba con datos de un paladín de los métodos natalicios. La carta de la figura 1 (12:43 GMT del 19/11/77, en Londres) corresponde a la pregunta ¿Conseguiré el empleo? Esta es la carta de crisis.
En esta ocasión el astrólogo es su propio cliente, por lo que se relaja la condición de que Saturno no debe estar en la casa VII, y la carta se considera apta para ser juzgada (radical).
Para poder orientar las casas como corresponde a la carta del juicio debemos identificar qué casa es la relevante en esta consulta.
Según el análisis del propio Appleby, para él era un tema de Casa X (profesión). Por la forma de plantear la consulta podría pensarse que se tratara de un tema de VI (trabajo), conceptos que en el habla común se suelen confundir. La preocupación del consultante era por una situación garantizada por contrato que le asegurase la subsistencia y la estabilidad, por tanto tema de Casa X. La casa VI tiene que ver más con obligaciones cotidianas (no necesariamente remuneradas), y con las condiciones del entorno de trabajo.

Figura 2: ¿Me conviene el viaje a California?
Antes de pasar al análisis horario diré que los acontecimientos probaron que la respuesta debía ser SI.
Según la técnica de Jones, el regente de X, Júpiter, y el de su casa opuesta, Mercurio, no están en signos de aspecto mayor. Por lo tanto, recurriremos al regente de la casa IV de la carta del juicio, es decir, la casa IV derivada de la casa X es la casa primera de la carta de la crisis. Júpiter en Cáncer y Saturno en Virgo están en signos de sextil, por tanto la respuesta sería SI.
Según cuenta Appleby, el tema tuvo algunas complicaciones, pero, al final, se resolvió a satisfacción del consultante. Como corresponde a un juicio emitido recurriendo al regente del final del asunto (casa IV derivada).
El segundo ejemplo está tomado del libro de M. E. Jones. La carta de la figura 2, según él mismo, corresponde al 1 de Octubre de un año ficticio, a las 23:30 h. en New York (en los dos últimos siglos no hay ninguna fecha real que corresponda a dicha carta). La emplea para una serie de ejemplos distintos, de los que tomaré uno sencillo.
La pregunta es ¿Me conviene hacer el viaje a California? La casa de la cuestión es la casa IX. Su regente, Júpiter (se emplean las regencias antiguas, como hemos mencionado), y el regente de la casa opuesta (la III), Mercurio, están en signos de trígono, por lo que la respuesta es un SI sin condiciones.
   

Login  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

6.png8.png2.png4.png1.png2.png0.png
Hoy36
Ayer786
Ultima semana1561
Ultimo mes15411
Desde 04/19976824120

Sus datos de conexión

  • IP: 184.72.212.254
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

4
en línea

Miércoles, 26 Junio 2019 02:05
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia