¡Bienvenido a Gente de Astrología-GeA!

Hemos actualizando el sitio para mejorar su experiencia y le resulte más divertida en cada visita que nos haga. Algo fundamental es que hemos migrado toda la información que teníamos en el sistema anterior. Su usuaria/o y contraseña se mantienen así que conectarse no debe ser difícil. Encontrará que los foros y las descargas se encuentran a pleno. Seguimos trabajando para actualizar nuestras publicaciones a un formato actual. Además dispone de unas completas bases de datos con coordenadas de ciudades del mundo y cambios de hora.

Lo más importante del nuevo sistema es que puede acceder a los distintos sitios (además del presente la librería, los cursos y el blog de Silvia Ceres) con un/a única/o usuaria/o. En la parte inferior de la página dispone de enlaces a los demás sitios.

En la actualidad estamos trabajando para ofrecerle a nuestros visitantes la posibilidad de contar con un sistema de cálculo. Ya hemos habilitado la opciones de carta natal, progresiones, revolución solar y tránsitos. Además se dispone de efemérides, calendario lunar (ambos para el mes en curso) y la situación del cielo ahora mismo.

Como siempre estamos trabajando para ofrecerle el mejor sitio del mundo astrológico... esperamos que lo disfrute y muchas gracias por su visita.

Saludos, Adrián Argüelles (Administrador).

   

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Helena Martin

Artículo publicado por Cyclos. Noviembre/diciembre 1993.

Según la mitología griega Caos es el dios del cielo, y simboliza la energía sin forma de que está compuesto el universo. Caos no posee materialidad, no puede definirse ni percibirse y, sin embargo, está presente en todas las cosas. Caos estaba desde el principio, antes del tiempo, del espacio y de la creación, pues él es en parte el principio de todo lo que conocemos. Durante la mayor parte de su existencia reinó solo y, por tanto, la energía libre dominaba el cosmos.

Pero llegó un momento en que apareció Gea, diosa de la tierra y Caos decidió unirse a ella. La energía y la materia se fundieron y toda la creación es fruto de ese vínculo. Sin embargo, eran dos esencias antagónicas, de modo que para que lo creado permaneciera, creciera y evolucionara, tuvieron hijos, cuya naturaleza era una combinación de algunos elementos de ambos y cuyos atributos permitirían una mejor adaptación al nuevo medio ambiente.

Cronos es el más importante de los hijos de Caos y Gea, ya que al nacer trae consigo al mundo las estructuras, el orden y el tiempo. Cronos simboliza la organización interna de las cosas, gracias a la cual cada elemento mantiene en su lugar y en su justa proporción una determinada cantidad de energía y otra de materia. Cronos da la forma, la cohesión y los límites, factores que determinan la estructura particular de cada cosa y, en consecuencia, su organización y proporción internas. Ahora bien, en tanto que lo esencial es eterno, lo formal es perecedero, puesto que para mantener la cohesión se precisa una energía complementaria que no es posible obtener para siempre. De este modo surge el concepto de tiempo, que no es más que la medida de la duración de cada cosa compuesta de materia y energía bajo una estructura formal.

Estos dioses llegan, no obstante a enfrentarse para conseguir el dominio del universo. Cronos hereda una parte de la naturaleza de su padre, y otra de la de su madre, aunque ninguna es idéntica a la de sus progenitores. Pero no cabe duda que la estructura y el tiempo son más necesarios para la materia. Si no existieran, la energía volvería a ser libre, mientras que la materia permanecería inerte. Caos desea recuperar su libertad, pero en el caso que lo consiguiera, la creación moriría. Por ello, Cronos toma partido por Gea y sus necesidades, olvidándose un poco de la energía que le dio vida y que, por otra parte, trata de no dejarla crecer.

Estos simbolismos hacen referencia a la creación de la vida en nuestro planeta, significando que la energía cósmica animó la materia inerte y de ahí nacieron todas las formas actuales. Debemos tanto a Caos como a Gea la vida. Pero debemos a Cronos la permanencia, aunque sea limitada, de nuestras formas temporales. Sin embargo, parece que en nuestras vidas se da, efectivamente, un enfrentamiento continuo entre el deseo de liberarnos de la materia y el de mantenerla viva, es decir, se produce un cierto conflicto entre Urano y Saturno, representes planetarios de Caos y Cronos, respectivamente.

Desde el punto de vista individual, las relaciones que estos dos astros presentan en la carta natal señalan la mayor o menor de este conflicto. Pero en todos los casos se da el enfrentamiento en algún grado, ya que la libertad siempre será un deseo opuesto al de la seguridad, la transformación contraria a la conservación, el cambio a la inmovilidad, y la percepción del tiempo cíclico a la del tiempo lineal.

A escala colectiva, son las fases del ciclo Saturno-Urano, las que determinan etapas de mayor inclinación social hacia la organización o la desorganización, hacia la liberación o el control, y hacia la lucha por la transormación o bien por la construcción de estructuras.

(…) Nuestra sociedad es como un inmenso organismo y, para que funciones, es necesario que se estructure de manera muy rígida. Sin embargo, cuando el orden y el control alcanzan un punto determinado, ahogan la propia vida de la sociedad, pues Saturno vence por completo a Urano. En esas etapas no existe libertad, ni espiritualidad, predominando los valores materialistas, conservadores y racionales. La sociedad y los individuos que la forman tienden a “neurotizarse”, preocupándose demasiado por la seguridad, la puntualidad, el trabajo, las responsabilidades, las normas y el juicio ajeno, a la vez que sufren un alto índice de tensión, estrés, ansiedad, depresión y enfermedades físicas.

Ahora bien, en el paroxismo de este dominio saturnino, aparecen unas cuantas individualidades fuertes que se rebelan y, rápidamente transforman las condiciones ambientales. Todo se desorganiza, se desprecian las normas, se modifican leyes y se proclaman como buenos los valores de libertad, creatividad, ocio, progreso, invención, evolución y espiritualidad. Con el tiempo, la sociedad y sus individuos tienden a “psicotizarse”, aumentando las actitudes destructivas e incluso violentas por un lado, las pacifistas por otro, las visiones, alucinaciones, y búsquedas de la evasión. En suma, son etapas de gran irresponsabilidad, falta de voluntad y valoresmateriales o racionales, aunque se incrementan los de tipo no material. Se eluden los sufrimientos, pero el hombre no parece conseguir la felicidad ni en la inseguridad ni en el desorden, pues son frecuentes las enfermedades psíquicas.

Podemos preguntarnos ¿En cuál de estas etapas vivimos? En mi opinión, las secuencias se han hecho tan rápidas que ambas parecen coexistir y esto está llevando a la tierra y a la humanidad a un próximo desastre digno de consideración. Una vez planteado el problema, aunque es evidente que no poseo las claves para la solución, se me ocurre que la despolarización de los enfrentamientos entre Saturno y Urano debería poder hacerse mejor desde fuera de ellos. Y para conseguirlo, disponemos de los dioses de la tercera generación: Zeus, Poseidón y Hades o sus análogos planetarios: Júpiter, Neptuno y Plutón.

   

Login  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

6.png8.png2.png0.png7.png4.png1.png
Hoy15
Ayer553
Ultima semana568
Ultimo mes12032
Desde 04/19976820741

Sus datos de conexión

  • IP: 52.204.98.217
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

1
en línea

Martes, 18 Junio 2019 01:12
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia