¡Bienvenido a Gente de Astrología-GeA!

Hemos actualizando el sitio para mejorar su experiencia y le resulte más divertida en cada visita que nos haga. Algo fundamental es que hemos migrado toda la información que teníamos en el sistema anterior. Su usuaria/o y contraseña se mantienen así que conectarse no debe ser difícil. Encontrará que los foros y las descargas se encuentran a pleno. Seguimos trabajando para actualizar nuestras publicaciones a un formato actual. Además dispone de unas completas bases de datos con coordenadas de ciudades del mundo y cambios de hora.

Lo más importante del nuevo sistema es que puede acceder a los distintos sitios (además del presente la librería, los cursos y el blog de Silvia Ceres) con un/a única/o usuaria/o. En la parte inferior de la página dispone de enlaces a los demás sitios.

En la actualidad estamos trabajando para ofrecerle a nuestros visitantes la posibilidad de contar con un sistema de cálculo. Ya hemos habilitado la opciones de carta natal, progresiones, revolución solar y tránsitos. Además se dispone de efemérides, calendario lunar (ambos para el mes en curso) y la situación del cielo ahora mismo.

Como siempre estamos trabajando para ofrecerle el mejor sitio del mundo astrológico... esperamos que lo disfrute y muchas gracias por su visita.

Saludos, Adrián Argüelles (Administrador).

   
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Por SILVIA CERES
Mientras transcurría el partido final entre Francia e Italia del Mundial de Fútbol 2006 en Alemania, millones de espectadores asombrados vimos el cabezazo que Zidane, jugador del seleccionado francés le propinó a un colega italiano.
De inmediato, el árbitro decidió expulsar del campo de juego al atacante. En un instante, el posible triunfo de Francia quedó opacado y el festejo con que “Zizou” iba a despedirse de su vida deportiva se convirtió en una salida vergonzosa por la puerta lateral, y los miles de simpatizantes pasaron del estupor al abucheo: acababan de perderse el desfile del ídolo por debajo del arco de triunfo.

Italia se clasificó campeón y comenzaron los comentarios sobre el cómo y por qu& eacute; alguien renuncia al retiro glorioso por una reacción temperamental impropia de un jugador fogueado en las competencias internacionales.
Lo que el rival italiano dijo, así como lo que Zidane le susurró al árbitro, quedó en la niebla de las conjeturas, lo cual facilitó que cada uno hiciera su propia versión del asunto.

Una variada gama de comentarios se alzó en tonos más o menos airados: que era un pésimo ejemplo, que su conducta ayudaba a incrementar la violencia en los estadios, que es frecuente en los torneos los insultos disparados contra el rival, que…

Un eco de esos comentarios puede leerse en el artículo de la psicoanalista Marta Gerez Ambrosetti [1] quien interpretó que Zidane no soportó el éxito que lo ubicaba por encima de la figura de su padre, un humilde inmigrante argelino. La reflexión se desgrana a partir de las afirmaciones de Sigmund Freud en su escrito “Los que fracasan al triunfar”. Teoría sin duda interesante si nos desentendemos de ciertos detalles de la realidad: Zizou triunfó mucho antes del Mundial 2006.

Ganó el Balón de Oro al mejor futbolista del año en 1998; la FIFA lo nombró el mejor jugador del año en 2000, 2002 y 2003. Fue la figura protagónica del seleccionado local campeón en el Mundial de Francia 1998, así como en el 2002 cuando el Real Madrid –equipo para el que jugaba- ganó la Copa de Europa.

Con mayor comprensión y afecto, Manuel Vincent escribió en su columna dominical de El País de España, que nadie le perdonó a Zidane la negativa a ser protagonista de un final feliz, estilo Hollywood. El muchacho que pasó su infancia correteando por las calles de un barrio de inmigrantes, juntándose a pasar el rato con otros niños magrebíes es un ídolo que emergió de la marginalidad gracias a su tesón y disciplina -y a un sistema social que brinda oportunidades de triunfar a quien lo merece-. The end.

Abandonemos por un rato a nuestro protagonista y recorramos la estructura de la tragedia, esa forma dramática que nace en la Grecia antigua.
El héroe trágico es alguien excepcional, fuera de lo común, sea por su virtud, conciencia o rango social. En algún momento de su existencia se ve enfrentado de manera inevitable con los dioses o el universo, moviéndose por una fuerza ciega hacia un desenlace fatal: la locura o la muerte.

El concepto de hybris o desmesura refiere a un sentimiento de orgullo, de pasión descontrolada que lleva al hombre a intentar ocupar un espacio que no le pertenece. Quien comete hybris es culpable por querer tomar para sí una parte mayor que aquella asignada por el destino. Los dioses lo castigan para devolver al individuo a los lí mites que nunca debería haber transgredido.

El héroe trágico es alguien que paga con su vida el desafiar los designios de un orden superior al cual debe indefectiblemente subordinarse. Es importante señalar que el héroe es conciente de su desafío y del consiguiente castigo y esto es justamente lo que constituye su heroicidad.

Vivimos en un mundo fértil en transgresiones pero no en heroicidades. Simplemente vale recordar que Italia, el equipo campeón del Mundial 2006, había dejado a sus espaldas un escándalo judicial que involucró a los principales equipos de la liga italiana: el Juventus, el Inter, acusados de comprar árbitros, partidos y campeonatos. Las investigaciones hacían suponer un castigo ejemplar: pérdida de puntos, descenso en la Liga de Fútbol y condenas penales. [2]

De acuerdo a algunos trascendidos nunca confirmados parece que en los pasillos se murmuraba que si el seleccionado italiano ganaba la Copa, esas medidas quedarían sin efecto, o tal vez las sanciones serían marcadamente menores.

Como por fortuna los jugadores peninsulares no fueron poseídos por la hybris, la Selección ganó y los clubes sólo perdieron unos pocos puntos en la clasificación del campeonato. Nada significativo para que se ocupe de comentar el periodismo especializado.

Tampoco fue importante que la AFA -Asociación del Fútbol Argentino- hubiera hecho un negocio un tanto oscuro con un magnate ruso sospechado de manejar dinero de dudoso origen. Acuerdo que se realizó justo cuando los simpatizantes y el periodismo especializado estaban entretenidos mirando el torneo internacional que transcurría en los estadios germanos.

Pero, podemos pensar que son meras picardías sin importancia comparadas con el atroz cabezazo de Zidane a su colega si se lo juzga de acuerdo con el espacio ocupado por las noticias en los medios de comunicación.

Ahora bien, vale preguntarnos quiénes conforman hoy el panteón de los dioses, aquellos habilitados a castigar la hybris. ¿Será tal vez el señor Le Pen candidato que quedó en el segundo puesto en las últimas elecciones presidenciales, quien dijo que los franceses estaban avergonzados por verse representados por un seleccionado de árabes musulmanes? ¿O el vicepresidente del Senado de Italia que efectuó un comentario de tenor parecido? ¿O la página web [3] dedicada a la biografía de Zidane que informa sobre el arribo de sus padres a comienzos de la década del 60, que el futuro astro nació el 23 de junio de 1972, en Marsella y en el apartado “Curiosidades” dice: posee pasaporte francés aunque es de origen argelino (sic) ¿O el ministro del Interior de la Vª República Francesa, el se& ntilde;or Nicolás Zarkosy que ante los disturbios en los arrabales parisinos de fines de 2005 afirmó con severidad que limpiarían de escoria las calles deportando a los jóvenes a su país de origen, comentario que calló cuando alguien tuvo la gentileza de recordarle que los muchachos eran franceses egresados del sistema de educación pública en el cual habían aprendido los principios republicanos de Igualdad, Libertad y Fraternidad?
Tal vez sea cierto que un fantasma recorre Europa y el mundo entero: la amenaza de ser expulsado, de no pertenecer. “Quedar dentro” –del sistema laboral, del barrio privado, de la UE, del ALCA- se ha constituido en un valor primordial en estos tiempos y en el colmo de la paradoja aparece esa figura heroica que estando “dentro” decide voluntariamente “quedar fuera” en el momento donde la gloria -o sea la transmisión de TV- iba a coronar una bella historia de reconocimiento a los méritos individuales.

Posiblemente el abucheo del coro/tribuna sea un merecido final para esta tragedia contemporánea. Zidane se despide de su carrera oyendo las voces de rencor y desprecio que cada día escuchan los miles de inmigrantes que no terminan de entender que no fueron invitados al banquete y ya no interesan ni como esclavos ni como bufones de los poderosos.

CARTA NATAL DE ZINEDINE

Zinadine Zidane (Zizou): 23 de junio de 1972. 02:58 (-1). Marsella. Francia (48ºN13’ – 005ºE24’). MC: 04º24’ Acuario; Ascendente 28º56’ Tauro.

Una rápida mirada sobre el gráfico resalta la mayoría de planetas presentes en polaridad pasiva –Agua y Tierra- denotando la tendencia a padecer las circunstancias del entorno más que a modificarlas, a responder más que a proponer estrategias, alguien receptor más que emisor.

El Ascendente Tauro y su regente Venus en Géminis hablan de movimientos controlados, medidos, metódicos. La Luna en Escorpio señala una gran intensidad emocional que no deja traslucir. Siente que si los demás conocieran profundamente su mundo interno accederían a una intimidad vulnerable sobre la cual pueden ejercer poder hasta herirlo de muerte.

Si bien los planetas presentes en Cáncer –Sol, Mercurio, Marte- son proclives a tener alguna salida caprichosa, en general su natural timidez no le permite exteriorizarla, y en este caso no podemos olvidar la regencia de la Luna, cuya tendencia al secreto ya mencionamos.

Ahora podemos comenzar a abrir el abanico de la interpretación. Sabemos que la combinación Marte/Luna lleva a actuar, a ser portavoz de los conflictos familiares. En la carta de Zidane, existe una doble combinación entre la Luna y Marte en tanto ambos se encuentran en recepción mutua desde sus respectivos signos de caída. Si le sumamos la cerrada conjunción de Marte al nodo sur, estamos frente a un manifiesto “núcleo lunar”, tal vez no relacionado exclusivamente con su grupo familiar, sino con sus orígenes, con sus ancestros y raíces.

A simple vista, Zidane tenía en ese momento algunos tránsitos significativos: Neptuno desde Acuario y Marte desde Leo realizaban cuadratura a la Luna, activando la reacción ancestral para responder en nombre del clan al cual pertenece.

Es interesante remarcar la cualidad de los planetas involucrados en las cuadraturas: Marte y Neptuno. El primero se relaciona con la actitud heroica y el segundo, con la víctima que se ofrenda voluntariamente al sacrificio.

La configuración planetaria urde la trama para que Zizou encarne al héroe trágico, desafiando el poder de los dioses.

Urano en tránsito efectúa cuadratura a Saturno natal. Ambos planeta rigen su MC en Acuario y se encuentran en trígono en la carta de nacimiento. El día en que todo está preparado para que su reconocimiento social llegue a un punto máximo, Urano desde la Casa XI dice algo así como: “No contarán con mi complicidad para vender un final feliz” y en vez de salir en andas por la puerta principal del éxito resuelve irse cuando le da la gana por la puerta de servicio. Elige el éxito de la autenticidad y lealtad a sus valores (Saturno rige la IX natal).

Marte y Saturno transitando el signo de Leo y su casa IV refuerzan el sentimiento de orgullo -Leo- por pertenecer a su pueblo y cultura –casa IV-.

El Sol progresado por Leo realizó en 2005 trígono a Neptuno acrecentando la sensibilidad hacia los marginados y en el momento del partido final del campeonato se ubica a pocos minutos de la cúspide del FC.

La Luna progresa por Acuario y por su casa X. En mayo realizó trígono con Saturno y en julio con Urano, regentes ambos de su MC.

Las direcciones secundarias de las luminarias remarcando el eje IV/X indican, más allá de la anécdota de su expulsión, que “Zizou” vive un proceso interno que lo induce a mostrarse de otra manera frente al mundo.

Unos meses antes del Mundial, Plutón –regente de VII- en tránsito se opuso a Venus –regente de I- invitándolo a evaluar profundamente su identidad y su vínculo con los otros. Tema remarcado por direcciones: Venus retrógrada en su nacimiento realiza conjunción a sí misma en movimiento directo.

Como conclusión podemos afirmar, desde el punto de vista astrológico, que ese señor expulsado del campo de juego en un momento tan significativo para su carrera y para el posible triunfo de Francia en el Mundial 2006 no fue dominado por un temperamento inmanejable –carece de Fuego- ni estaba alterado ni triste por perderse la fiesta de coronación de su carrera. Simplemente, como sucede con el agua, el líquido/emoción desbordó el recipiente y fluyó, en este caso rumbo a los vestuarios y el anonimato para comenzar a vivir una vida elegida, abandonando el mundo del fútbol y la exposición pública.

Notas:
[1] El “Acting Out” de Zinedine Zidane. Futbolista sale de escena. Marta Gerez Ambrosetti. Página 12, 13/07/2006.
[2] Algo huele a podrido en la FIFA… Escándalo en el fútbol italiano. Ezequiel Fernández Moore. Le Monde Diplomatique. Número 84, junio 2006.
[3] http://zidanesp.free
   

Login  

   

Enlaces Redes  

Comparte Esto

Síguenos

   
   

Visitantes  

6.png9.png3.png5.png7.png5.png8.png
Hoy653
Ayer576
Ultima semana2893
Ultimo mes8068
Desde 04/19976935758

Sus datos de conexión

  • IP: 18.205.60.226
  • Navegador: Unknown
  • Versión:
  • Sistema Operativo: Unknown

En línea Ahora

2
en línea

Jueves, 12 Diciembre 2019 21:42
   
© Gente de Astrología-GeA/Abulafia